miércoles, 9 de marzo de 2011

Observer 25 #21: Tiqqun

*


















Caray con el libro de Tiqqun, de una seriedad inesperada. Reconforta encontrar un discurso tan sólido y exquisito en el panorama del pensamiento político, que acostumbra estar monopolizado por progres más o menos informados, pero casi nunca tan ilustrados como estos enigmáticos franceses.

Creo que su lectura me ha hecho entender mucho mejor a Foucault, o si no mejor, sí al menos de un modo que me gusta más. Esta Introducción a la guerra civil es un manifiesto de izquierda radical redactado en los términos de Deleuze, al que es difícil entrontrar pegas: partiendo de una ingeniosísima conceptualización de la "guerra civil" desde el biopoder, deduce una desoladora ontología política óptima para los tiempos que corren; robusta, rocosa y rigurosa. Quizás no sea más que el relato de una visión ajena, la foucaultiana, pero su aporte generacional no está nada mal.
Conciso y directo, técnicamente parece irreprochable. Permite, o más bien exige, dos lecturas simultáneas: la de los aforismos como texto principal, con el aparataje teórico, y la de las notas a pie de página, son la tramoya conceptual. Y la aparición inesperada de términos como "gilipollas", "fachas" o "capullos" en el contexto de tan severo tratado filosófico, da buena cuenta de por dónde van los tiros.
Como todo manifiesto filosófico, busca producir una revelación. Y, desde Foucault y Deleuze lo sabemos, el efecto final habría de ser la consecuente revolución.

Si alguien necesitaba una ontología política para 1984, aquí la tiene. Mientras Tiqqun pretende desmontar la máquina bélica del Imperio orwelliano desde el campo de la filosofía política, otros gustamos de intentarlo desde la estética.







*

No hay comentarios:

Publicar un comentario