jueves, 7 de octubre de 2010

El arte de odiarse a uno mismo #5: El destino como tragedia


"
Se puede decir también que Dios, como Arquitecto, satisfacte en todo a Dios, como legislador, y que, por tanto, los pecados deben llevar consigo su castigo por el orden de la naturaleza; y en virtud de la misma estructura mecánica de las cosas; y que asimismo las buenas acciones obtendrán sus recompensas por caminos mecánicos en relación a los cuerpos, aunque esto no pueda ni deba suceder siempre en el momento.
"
Gottfried Wilhelm Leibniz, "Monadología. Discurso de metafísica"

1 comentario:

  1. Jorge Guillén decía algo parecido: "el poeta consume exactamente lo que produce".

    Aquí cada uno arrima el ascua a su sardina. Un poco más de patafísica, porfaplease!

    ResponderEliminar