domingo, 19 de septiembre de 2010

le siecle deleuzien #2: ritornellos a 3,45€

Observer: Bueno, señores, pues ya saben que estamos aquí para debatir el tema del tabaco. Me gustaría que me explicasen cómo justifican ustedes mi adicción a la mierda del Ducados. Quiero dejarlo, pero no lo consigo.
Sigmund Freud: Verás hijo, el tabaco es una compulsión neurótica autolesiva horripilante, un automatismo repetitivo de origen edípico basado en la pulsión de muerte, una renuncia al Principio de Realidad a consecuencia de que te has quedado en la fase oral.
O: ¿Y eso qué quiere decir?
S.F.: Pues que usas el cigarro para sustituir la teta de tu madre. Es el típico caso de transferencia neurótica, deberías hacer una terapia profunda para elaborar tus traumas y encontrar el principio efectuante de la castración, que tiene que ver con tu padre y tu madre.
O: ¡Qué espanto! ¡¡¡La teta de mi madre!!! Teniendo en cuenta que soy gay, pensaba que me hablaría de una metáfora más fálica, al fin y al cabo los cigarros tienen forma de p…
S.F.:¡De pezón! No me sea usted retorcido, acaso se piensa que hay alguna asociación entre un cigarro y un pene…
O: Pues mire, ya que estamos en plan cerdaco, prefiero pensar que un pitillo es como una polla, mejor que la teta de mi madre, que es una señora a la que respeto mucho y a la que, pobrecita, no quiero meter en mis problemas con el ducados. Y sus tetas no me interesan nada.
S.F.: ¡¡¡Lo que pasa es que no quiere usted reconocer que no atravesó Edipo saludablemente!!! De ahí la homosexualidad, el tabaco y todas sus chaladuras. Es usted un bebé atrapado en el cuerpo de un treintaañero, y debe hacer terapia inmediatamente.
O: Porque tú lo digas, flipao. Y usted, profesor Deleuze, ¿qué me dice del asunto?
Gilles Deleuze: Sí, sí, sí. Aaaaahhh…eeeehhh….El tabaco es un “ritornello”. Es un “ritornello”, el tabaco. Uhhhmmm. Tra-la-ra, es una cancioncilla, un ritornello.Ahaha.
O: ¿Cómo? No le entiendo.
G.D.: Es un agenciamiento territorial, sí, ahahá, vuélvase usted a la inmanencia, sí, sí, ¿cuándo fuma usted, eh? ¿a qué horas del día, en qué momentos y en qué condiciones, ahá? ¿Lo ve? ¿Lo ve?
O: (colorado) Mecachis es que eso del ritornello no lo entiendo bien, me salté ese capítulo (más colorado).
G.D.: Es un agenciamiento territorial, un territorio, ¿no lo ve? ¡¡Es tan sencillo!! Usted enciende un cigarro en cada minúscula desterritorialización, cada vez que “abandona el hogar” incluso dentro del hogar, es un ritornello, una búsqueda del territorio, un agenciamiento maquínico, ¿no lo ve? Cada vez que sale a la calle, enciende un cigarro. Leyendo el periódico, escribiendo para el blog. Hay un ritual para el cigarro, toda una ceremonia de territorialidad, un ritornello. ¡¡¡Es la danza de la lluvia, cada cigarro!!! ¡¡¡Es la cueva en la que se refugia contra la intemperie!!!
O: Ahhh…ya entiendo, tiene lógica. Cuando intento dejar de fumar, siento una desterritorialización brutal, es cierto. Ese pánico al vacío de lo real… es verdad que la secuencia en la que enciendo los cigarros es toda una geografía de mi tiempo, son estrías, toda una máquina-cigarro.
G.D.: Un código territorial, un ritornello…sí, sí…ahahá, es eso, un ritornello.
O: Pero, ¿y el cuerpo? El cuerpo se jode con los cigarros, no entiendo cómo el cuerpo es tan gilipollas y no me envía algún mensajito en plan “Oye, deja de fumar porque te estás jodiendo”, es el cuerpo el que me pide más ducados.
S.F.: ¡¡¡Interesante reflexión!!! Está usted culpabilizando a su cuerpo. ¿Qué le dice esto, eh? ¿Qué le dice? Usted teme a su cuerpo y por eso lo castiga, es la psicosis católica primigenia, Adán y Eva, fuma para castigar al cuerpo culpabilizado.
G.D.: Observer, no le hagas ni caso a Freud. ¡¡¡El cuerpo no sabe, es hedonista!!! ¡¡¡El cuerpo eres tú!!! El cuerpo no es un “afuera” de tu mente, eres un pathos, es el cuerpo el que fuma, vuélvete a la inmanencia…hay algo…sí, sí…algo demasiado fuerte… uhhhmm….ahahá, es la voluntad de poder, es el vitalismo, eso, un ritornello, hay algo de demasiado fuerte en la vida…
O: Sí, eso ya lo ví en los abecedarios, pero no me sirve, encuentro una cierta apología del tabaco. ¿¿¿Qué hago para dejarlo??? ¡¡¡Ayuda!!!
G.D.: Busca una línea de fuga y hazle un plano de consistencia, y ya está. Evita las desterritorializaciones, si sustituyes el tabaco por chicles o algo así, estás en las mismas. ¡¡¡Las horas del día!!! La individuación de las horas del día, el cigarro, ¿no lo entiendes? Es un territorio, cada cigarro es el penúltimo cigarro.
O: O sea, que en el fondo…usted también me está llamando bebé. Me está diciendo que me angustian las desterritorializaciones, pues sí que andamos buenos. Y además, entonces, ¿qué pasa con la fabada?
G.D.:¿La fabada? Ahahá, eh, no entiendo, no entiendo qué dices de la fabada.
O: A un tío mío que le encanta la fabada, el médico le ha dicho que tiene que dejar de comerla por temas de salud. Mi tío el pobre está que trina, porque la fabada le rechifla, la comía a menudo. ¿La fabada es también un ritornello? ¿Acaso todo en la vida es territorialidad? En ese caso, ¿qué coño pinta el cuerpo, el hecho de que le guste la fabada?
G.D.: ¡¡¡Efectivamente!!! La fabada es otro territorio, un ritornello territorializante, así funciona el cuerpo, territorializando sus placeres, produce habitus, el ritornello, sí, sí es eso, ahahá, Devenir fabada jajaja. Verás, hay un pequeño cuento de Kafka que…
O: Ah no me raye, porfa!!! Además, no sé por qué le pregunto nada, porque usted murió por culpa del tabaco…
G.D.: :-(
S.F.: >:-)
O:… y usted se murió por fumar demasiado también, doctor Freud.
S.F.: :-(
G.D.: >:-)
O: Total, que me quedo como estaba, fumando como un camionero. Ni ritornello ni teta de la madre ni la madre que los parió a todos. Y además el Ducados ya está a 3,45 €. En estanco.
G.D.: Léete el libro de Allen Carr.
O: Ya lo he leído, pero tururú, no hay tu tía, no funcionó. Naranjas de la china.. Y además Carr murió también de cáncer de pulmón.
G.D.: ¿Ah sí? Ahahá, cuántos ritornellos!!!
S.F.: Nada de ritornellos… ¡¡¡las tetas de las madres!!! Vicio culpable, vicio culpable, ¡el goce! ¡el superyo!
G.D.: ¡El cuerpo! ¡Marcas territoriales! ¡Máquina de guerra!
O: A partir de enero no se podrá fumar en ningún local. Al final, verás cómo dejo de fumar gracias a los pseudoprogres sociatas, a la mongólica de Trinidad Jiménez.
S.F.: Si es así, reconstruirás tu vicio culpable con otro fetiche, quién sabe si alguna droga espantosa.
G.D.: Nada de eso… buscarás otro ritornello, Quizás la fabada.
O: ¡Me encanta la fabada!
S.F.: ¡¡¡Otra oralidad culpabilizante!!!...
O: STOP! Ahí os quedáis, me bajo al bar a por tabaco, me he quedado sin ducados mientras imaginaba esta charla... Ya sé cómo terminará esta historia: acabaré por fumarme un cigarro cada vez que termine de comerme una fabada. Me conozco. Bueno, gracias por participar.
S.F.: Gracias y hasta la próxima. Reflexione sobre lo que le he dicho...la teta de la madre...
G.D.: Merci beaucoup, mon jeune élève... y deje de decir "me conozco". Seguramente esa presuposición de su identidad sea la base del problema...

9 comentarios:

  1. Jajajjajjaja...muuuy bueno.
    Comentar aquí también es un ritornello...

    ResponderEliminar
  2. me hacían falta textos largos como los nuevos del blog para soportar los largos viajes de avión

    ya en casa

    -x-

    ResponderEliminar
  3. ¿El Ducados está a 3,45??? :-O

    ResponderEliminar
  4. pa que flipes. ay teresiña, dale el pésame al nach, supongo que estará cabizbajo con lo de Labor.
    Xoxi os llamo mañana y me contáis, ya veo que no te comió el oso yogi

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Jesús a mí el link me sigue funcionando (Te dejé captura en el otro post). Te dejo otro de mediafire:

    OVAL-OH EP:

    http://www.mediafire.com/?1602n7acac2g25v

    Tb te lo dejo siguiendo el hilo del otro post.

    ResponderEliminar
  6. Yo tb estoy un poco tocadeta, eh, que Labordeta era muy especial y aqui la gente loqueria mucho y de verdad, como a alguien de su familia, y eso es muy contagioso... así que yo tb quiero abrazo...

    ResponderEliminar
  7. Paradojas de la vida. A veces, intentando hacer lo mejor surge lo peor. Y es que los caminos del infierno están empedrados de buenas intenciones, dicen.

    Bebe infusiones, haz deporte y desintoxícate. Así después puedes volver a intoxicarte (con tabaco o con nuevas ideas). Esto sin duda reforzará tu sistema inmunitario psicofísico.

    Aunque las catarsis nunca son fáciles, hay personas que han desarrollado esa capacidad. Y me da la sensación de que tú eres una de ellas (por lo variado de tu "menú" vital).

    http://www.hipernova.cl/Notas/CigarrilloNicotina.html

    ResponderEliminar
  8. Lo del empedrado del infierno me gusta!!! Es un bonito refrán que hace tiempo que no escuchaba, va muy en sintonía con mi idea de la moral.

    ResponderEliminar