miércoles, 26 de octubre de 2011

Posthumanismo #17: semiótica y metafísica


Sé que tengo el blog abandonadísimo, y hace ya demasiado tiempo que no me decido a publicar posts kilométricos llenos de ideas peregrimas como acostumbraba, pero lo cierto es que me está costando mucho organizar mi tiempo, y aunque el blog es para mí algo sagrado, pese a vivirlo como una obligación íntima, en esta temporada todavía no he logrado encontrar su territorio. Escribir, para mí, exige ciertas rutinas y rituales: hacerlo a determinadas horas y en determinados lugares... espero encontrar pronto de nuevo esa horita diaria que dedicarle al blog.
Confieso además que cada vez siento más vergüenza al hablar de ciertos temas, como si fuesen demasiado serios y pedantes para que un amateur como yo se atreva a manejarlos con tanta ligereza como solía. ¿Sentido del ridículo bloguero? Aunque, si lo pienso friamente, ¿qué me importa hacer el ridículo en internet? Tengo muchos textos e ideas en mente, así que espero poder superar pronto esta época de vergüenza torera y volver a perderme placenteramente por los cerros de Úbeda.
El caso es que estoy esforzándome mucho por mejorar mi inglés (por si finalmente he de emigrar, o si me decido a redactar este blog en ese idioma) y por ello me paso el día viendo conferencias de todo tipo para perfeccionar el rollo listening. Soy tan obsesivo con estas cosas, que puedo pasar horas y horas devorando charlas y documentales, con la (quizás vana) intención de matar dos pájaros de un tiro: aprender el idioma, y profundizar en los asuntos culturales que me interesan. Ya me han avisado que si cuelgo tantos videos nadie los ve, pero la verdad es que hay tantas conferencias que me gustaría compartir, que mi impulso sería incluír cinco o seis en cada post. No obstante, os haré caso y las iré subiendo con más calma...




...así que hoy dejo únicamente este magnífico speech de Umberto Eco. Hay algo en el aura de este personaje que no me gusta, me recuerda demasiado a los viejos humanistas italianos, siempre un poco cursis y tendentes a convertir todo en asuntos éticos tratados de manera poco ingeniosa; sus novelas no me interesan lo más mínimo, y algunos de sus estudios (su trabajo sobre la fealdad o incluso el anacrónico Apocalípticos e integrados) pecan de un academicismo socialdemócrata que los devalúa prematuramente, máxime cuando en la esfera anglo se tratan esos asuntos de manera mucho más incisiva. Pero lo cierto es que cuando se decide a analizar cuestiones semióticas de manera sistemática, suele alcanzar un nivel impresionante: sin duda me gusta más el Eco científico que el Eco intelectual latino.
La conferencia que dejo es interesantísima, por tratar un tema tan inquietante como la dimensión ontológica de las ficciones. A priori uno podría esperar una aproximación mucho más conservadora por su parte, pero lo cierto es que sus conclusiones son muy cercanas a las ideas de, por ejemplo, Baudrillard. Se trata de una conferencia muy bien argumentada, maneja con muchísima seriedad los conceptos, y hacia el final (cuando expone su valoración mística y política de las ficciones sociales) el tema se pone apasionante. Además, ese inglés que habla con acentaco italiano se entiende a las mil maravillas. Molto interesante.
Recuerdo haberle leído en alguna entrevista su famosa afirmación que lo más parecido que tiene él a una religión es la semiótica, y en esta charla queda muy clara la profundidad que ha alcanzado esa disciplina, y su capacidad para profundizar (como metafísica, como ética y como política) en la relación entre realidad y ficción, desde una perspectiva que en el fondo tiene algo de fenomenológica. Un acercamiento a lo real desde los signos que en principio se circunscribe a la lingüística y la teoría literaria, pero que como Eco demuestra es aplicable a los estudios culturales, la arquitectura, y la vida cotidiana: habitamos literalmente, como él mismo afirma, ficciones.

5 comentarios:

  1. Un tema que me hubiese gustado tratar y no lo he hecho por tiempo, es un programilla de la 2 que emitieron me parece que el domingo, titulado "Pienso luego existo" y al parecer centrado en filosofía. Ese título tan pedestre ya deja clara la atmmósfera del programa y el tipo de acercamiento que propone a la filosofía: muchos profesorcillos con gafas, mutuo lameculismo entre profesionales del ramo, gente mayor hablando de la belleza de pensar en "cosas que no sirven para nada" (!!!). Típico coñazo protagonizado por dinosaurios que, pretendiendo popularizar ese mundo, lo único que consiguen involuntariamente es que la gente salga despavorida ante un libro de filosofía.

    Pero el caso es que el programa que ví (sólo una parte, a la media hora ya estaba roncando) estaba dedicado al señor Escohotado, uno de nuestros más bizarros pensadores hispanistaníes. Siento cierta curiosidad y cariño por ese tío, primero porque mi padre era superfan y en casa están todos sus libros, y compañeros ilustres como Anxo Cuba siempre ha hablado maravillas de él. Últimamente he estado leyendo entrevistas suyas porque me quedé alucinado cuando me enteré que era .. ¡¡liberal!!, cuando lo habitual en ese mundillo es ser "de izquierda clásica". Un académico porreta y sesentayochesco que se afirme liberal sin duda llama la atención. Pero por desgracia, cuando en el programa le preguntaron por el tema (su libro "Los enemigos del comercio" pone a parir a Marx mientras ensalza a Menger, Von Wiesen y compañía) el muy caradura tuvo el rostro de hormigón de desdecirse. Esperaba que en ese punto se pusiese mucho más valiente y dijese sin ambajes que se siente liberal y punto, pero lo cierto es que no se atrevió a hacerlo y respondió con medias tintas, como si sus flirteos con ese mundo fuesen agua pasada.
    Apenas le he leído nada pese a que, como digo, sus libros siempre hayan estado a mi alrededor, pero sin duda lo más potente y sorprendente que le conozco es esta entrevista del 2008, en pleno apogeo de su filia austríaca:

    http://www.escohotado.com/entrevistas/nointeresasaber_junio2008.htm

    no sé si ahora, en otras entrevistas posteriores a la crisis, reniega de su época liberal, la verdad es que tengo mucha curiosidad por ver cómo evolucionan sus ideas al respecto...

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito lo del monumento en inglés; nada como otro idioma para apreciar la semiótica.

    Lo del "Escogotado" es comprensible en todo teórico; él mismo dice de un gobernador chino que "avanzó" mucho la ciencia y las artes de su época, pero que como descuidó su gobierno tuvo muchas insurrecciones o algo así. Creo que los intelectuales añejos no llegan a captar que ya no se puede enseñar nada porque todo está devaluado y hundiéndose entre el engaño y la justificación, así que ahora mismo se puede aprender de cualquiera, excepto de alguien que pretenda enseñar algo "ex cathedra".

    PD: los arte/factos siempre me parecen "otros" después de tus retoques po-ético-estéticos; interesante lo de la genealogía nietzscheana (aunque reconozco que será un auténtico "ladrillo" para la mayoría de los arquitectos que leen el blog en "la sombra" :-)

    Ah! lo de emigrar es bonito... acuérdate que nobody is prophet in his land (ya, ya sé que mi inglés es más delirante incluso que mi español, pero se entiende ¿no?

    ResponderEliminar
  3. He visto lo del programa ese del pienso luego existo en rtve.es y... rectifico; Escohotado no está "escogotado". Dice que el Estado debe de intervenir en el mercado, es más, dice que él no tiene ninguna tesis, que se limita a describir lo que ve. O sea a observar.

    Es cierto que el formato del programa está anticuado, pero la tele está anticuada, y no digamos el periódico ese que le hace una entrevista tan tendenciosa (El Mundo).

    Creo que Escohotado sí entiende que ya no se puede enseñar nada, por eso le veo muy honesto cuando dice que se retira del mundo cada vez más, para intentar hacer una descripción de lo que ve y como historicamente él lo ve. Tiene observaciones -a mi entender- muy agudas, aunque -a mi entender también-, en muchas conclusiones que saca, desbarra puerilmente, pero como cualquier otro teórico "cabreado" con no se sabe bien qué. Serán gajes de su "oficio", supongo.

    Cioran dice que "El pensamiento es destrucción en su esencia. Más exáctamente: en su principio. Se piensa, se comienza a pensar, para romper lazos, disolver las afinidades, comprometer la armazón de lo "real". Sólo después, cuando el trabajo de zapa está muy avanzado, el pensamiento se repliega y se insurge contra un movimiento natural".

    ¡Qué cosas dicen estos "filosoflautas"! ¿Tendrán razón?

    ResponderEliminar
  4. Hola Copérnico, te traigo esta parida (bajar de WU, filesonic está capado):

    http://nodata.tv/24849

    Mi crítica personal:

    "Tanto esperar para oir esta parida: Una suerte sinfónica a lo Phil Collins & Simple Minds en doble album con numerosos mini-interludios de relleno. Sólo válido para tiendas H&M a primera hora o desubicaciones musicales en escenas de "Granjero busca esposa".

    Decepción.

    ResponderEliminar
  5. nunca he sido fan de m83, hace años los ví en directo en gijón en un teatro y estuvo bien, y tienen algunos temazos, pero en general me dan un poco de pereza. si es como dices, paso de bajármelo

    observer

    ResponderEliminar