viernes, 23 de septiembre de 2011

Posthumanismo #14: Milagros


Traigo del youtube una magnífica conferencia sobre un tema fundamental: la relación entre el cuerpo y ritmo, ritmo y naturaleza, desde la fenomenología de Merleau Ponty. Por desgracia el video se escucha fatal, pero ecualizando con el VLC podéis reducir bastante el ruido de fondo de modo que el contenido sea mucho más audible.
El tema me inquieta muchísimo porque desde las perspectivas más zafiamente "racionales", un tema tan misterioso como el baile sigue siendo, en gran medida, inexplicable. Existen discursos semióticos, simbólicos, sociales y hasta políticos de la naturaleza de la danza social, pero hasta donde yo sé nadie ha sido capaz de construír una explicación coherente de ese acontecimiento milagroso que se produce cuando, ante determinados estímulos sonoros rítmicos, los cuerpos automáticamente se mueven siguiendo el compás. La afección física, incluso biológica o etológica, de las vibraciones rítmicas sobre el cuerpo, son un asunto IMHO todavía por resolver.




Sólo he escuchado la primera hora de la conferencia, pues ya os digo que el ruido de fondo es muy enervante incluso ecualizándolo. Pero adelanto que se trata de una exposición muy bien construída de esta cuestión en la obra de Merleau Ponty, especialmente en el tránsito que va desde la Fenomenología de la percepción (que he leído, está escrito de manera muy accesible y lleno de ideas sugerentes) hasta el Lo visible y lo invisible, que desconozco pero que a tenor de su contenido habré de consultar algún día. Para los interesados en esta cuestión (músicos, intelectualos... pero también arquitectos, para los que el ritmo sigue siendo una herramienta fundamental), el video os puede resultar muy interesante e informativo. Una ontología de la carne edificada a partir del ritmo, como instancia capaz de superar la escisión aristotélica entre sujeto y objeto.

Por la parte que me toca, el tema me interpela porque mi tesis doctoral quiero que vaya mucho en esa dirección... pero sobre todo por mi obsesión con el techno, que es la música rítmica por antonomasia de hoy en día. Dejo un viejo temita de Dean Cole, uno de los niggas con más talento para producir esos monotracks rotundos, secos, repetitivos y marciales que tanto me gustan. No sé que opinaría Merleau Ponty al respecto, pero sí sé que ante temazos como este no podría evitar que el pie empezase a moverse acompasadamente , y quien sabe si incluso ponerse a bailar desmelenadamente haciendo el remolino sobre la cabeza. El tema va ilustrado con imágenes de los derviches, bailarines de tradición persa que dan vueltas sin parar a modo de mantra: puede que sea una actividad llena de espiritualidad y mística, pero en el fondo lo que hacen es exactamente lo mismo que cualquier chaval de barrio que pone su cuerpo a vibrar en sintonía con, por ejemplo, Dean Cole. Dumb techno at its best.






No hay comentarios:

Publicar un comentario