martes, 3 de mayo de 2011

Tiempo ^ periódico #2


En mi pueblo, como en la Astorga de los Panero, el paso del tiempo está ritmado e individuado a través del sonido de las campanas de la Iglesia. Una señal acústica que llena el campo perceptivo de geometrías, de un orden secuenciado por hábitos metafísicos que hipostatizan un determinado paisaje espaciotemporal como territorio.

La geometría del espacio es una ficción instrumental, y del mismo modo acontece la normalización temporal. Un convenio llamado "tiempo real", connotativo ya que no denotativo.

Señales horarias ultramonótonas, siempre las mismas, sin ellas no habría "a la misma hora". La hora en que se juega la champions, la hora del tren a Santiago, el café de las once, la partida a menos cuarto; el tiempo es sólo ritmo, y el ritmo sólo secuencia. Secuencia de onda, la curvatura dúctil del espaciotiempo enjaulada en usos horarios, tiempo-máquina, la hora como régimen de convivencia codicificado por abscisas y ordenadas.




























.

1 comentario:

  1. Muy interesante eso de que una señal acústica llena el campo de geometrías.

    Interesante también Surgeon -para el desayuno- y Substance -para la cena-.

    ResponderEliminar