jueves, 10 de febrero de 2011

Überbau #11: Umbau #1: Perestroika metaestable



Si buscáis en google "Main stages in a bubble", encontraréis esta gráfica cientos de veces. Es el resumen de lo que la historia económica nos ha enseñado sobre la mecánica de esos terremotos (hay quien ve en ellos fallas sistémicas, hay quien ve errores de gestión política, y hay quien vemos estafa pura y dura) que cíclicamente sacuden las estructuras capitalistas con la forma de ... bueno, una burbuja. El corazón de un ciclista que se somete a demasiado esfuerzo y se ve obligado a infartarse. La gripe en que deriva una excesiva exposición al frío. Una cuerda cuyas cerdas rompen ante una tracción que no puede soportar. Ese es el funcionamiento: hipertensión, colapso, período de convalecencia, y progresivo retorno a la salud normal, siempre en equilibrio metaestable.
La gráfica como digo se maneja en manuales de economía, no se trata de un delirio conspiranoico. Analizando las sucesivas burbujas que ha vivido la historia de la humanidad, los períodos que anuncia se han cumplido con precisión milimétrica, aunque el timing, el tempo, varía en cada caso. Veréis que se trata de una gráfica técnico-económica: abscisas y ordenadas reflejan tiempo y valor, respectivamente. Valor del item burbujeado, que puede ser de todo tipo: un jugador de fútbol hipervalorado, el precio del cereal, el oro, determinadas titulaciones universitarias... Burbujas. La primera de la que se tiene constancia es la tulipomanía de los Países Bajos en el siglo XVII, en el que se produjo una forma de especulación sobre el precio de los tulipanes que derivó en una suerte de histeria colectiva o manía social cuyos pasos fueron los que ya conocemos: crisis financiera, crisis económica, recesión social, y vuelta a la normalidad. Holanda, eso sí, hubo de declararse en quiebra de estado por culpa de esa repentina obsesión por las flores.




La gráfica, por ahora, se está cumpliendo de nuevo en nuestro caso, en esta burbuja mucho más severa que la anecdóta del inmobiliario español, porque es la metaestabilidad de la tripla dólar / euro / yuán la que se ha roto.. Se sabe a ciencia cierta que el momento "new paradigm" (la cúspide) coincidió en España con el momento en el que Solbes decidió dimitir de su cargo como ministro de economía, noticia que nos sorprendió a todos pues por aquel entonces la economía española parecía en la cima de su imparable ascensión. Esta gráfica no sale en el telediario, claro está, porque ni se han molestado ni les interesa investigar si hay una "lógica de las burbujas". ¿O su ausencia en los mass media es consciente y premeditada? Sobre eso va este post.
El caso es que ahora nadie se pone de acuerdo sobre en qué momento de la secuencia estamos: los optimistas (políticamente interesados) dicen que en "return to the mean", pero los escépticos creen que nos encontramos justo entre "bull trap" y "return to normal". Todo depende de los datos de venta de vivienda este año. Lo que pase estos dos o tres meses no aclarará nada: la variable "tiempo" se puede controlar políticamente (con lo que la gráfica sería más ancha, se prolongaría durante un período mayor) pero los pasos son inevitables, al parecer. Nadie sabe nada, pero yo me fío de ppcc: estamos después de la bull trap y el falso return to normal. Hay muchos ejemplos de burbujas con las que compararse.





Hey, este no es un blog de economía. No sabemos nada al respecto. Pero si observamos la gráfica inicial, vemos que está connotada con una serie de términos que nada tienen que ver con la estricta contabilidad económica: media atention, enthusiasm, delusion, greed, fear, denial. Términos que se refieren a estados de ánimo, que inevitablemente acompañan al proceso. Pathos social, y pathos personal que se suceden de un modo tan determinista y patho-lógico como las inexorables leyes que gobiernan valor de uso y valor de cambio.
Es marxismo en estado puro: la superestructura oscila de la mano de la infrastructura. Los cambios económicos determinan a (y son determinados por, en una lógica delirante pero innegable y universal) los cambios ideológicos en el devenir histórico de las sociedades. Hay una frase ppccísta muy bonita: no estamos como estamos porque somos como somos, sino que somos como somos porque estamos como estamos. ¡Qué maravillosa correlación! Marxismo en estado puro. Dialéctica hegeliana entre espíritu y substancia. Überbau / Basis dialektik. Crisis del sistema = crisis de la fe en el sistema.





Pero hasta ahora, la gráfica era adimensional: proporcionaba un sistema de relaciones abstracto independientemente de las cantidades que alcanzasen las variables, como si la naturaleza de la burbuja fuese independiente de sus picos (máximos y mínimos). Es un error: una burbuja demasiado grande pude llegar a destruir un sistema, cuando llega a comprometer su metaestabilidad más allá del límite elástico. El tamaño importa. Las burbujas pequeñas (la de las punto com del 2000, por ejemplo) son alteraciones transitorias en un sistema que, cuando las resuelve, vuelve a ser muy parecido al que fue antes de la burbuja: se subsanan mediante una reparación. No sin antes, claro está, el pertinente ajusticiamiento de sus responsables: como ejemplo tenemos el caso de la burbuja de los mares del sur.
Pero las burbujas demasiado grandes son tan fuertes, alcanzan tal nivel destructivo que sus efectos no pueden ser revertidos con cirugías simples: una burbuja puede tumbar un sistema, o producir eventos que cambian la historia para siempre. El crack del 29 derivó en la segunda guerra mundial. Los analistas económicos tienen perfectamente parametrizadas las variables financieras que colapsaron en aquella época, pero los estudiosos de überbau saben que lo más importante que produjo directamente aquella burbuja fue Hitler: un cambio psicosocial bestial en Alemania que derivó en los acontecimientos que ya conocéis. Überbau nunca pudo volver a ser como era, pasó de la metaestabilidad elástica a la ductilidad plástica ( y digo ductilidad en lugar de fragilidad, porque nunca hay fractura real).
Hay una palabra magnífica que describe esos procesos de destrucción y reconstrucción de überbau: umbau, la "reconstrucción de la superestructura". Lo explicaré con un ejemplo de colapso de un sistema y aparición de otro como fue la perestroika, el trásito del comunismo al libre mercado, acompañado de (¿o producido por?) la implosión política de la URSS. Literalmente, perestroika significa "reestructuración" (=umbau), y se refiere generalmente a términos infrastructurales. Pero esos cambios económicos y políticos no hubiesen sido posibles sin cambiar simultáneamente el pathos social, preparándolo para abrazar el nuevo orden que habría de surgir: junto a las medidas económicas, hubo de organizarse un mecanismo de sofronización nuevo capaz de adaptar las subjetividades de los ciudadanos al nuevo escenario. La perestroika fue posible gracias a su umbau, también planificado. La versión oficial afirma que lo único que hizo el poder en ese caso fue la glasnost, pero el umbau fue mucho más radical y sistemático, más perverso: no hay más que ver cómo es la televisión rusa de hoy en día, mimética de la estadounidense, para comprender que el gran cambio de sistema (organizado unilateralmente por el poder) sólo fue posible acompañado de un plan paralelo de reconstrucción de las subjetividades. Simultaneamente a la reestructuración industrial, hubo un plan estatal de "seducción" baudrillardiana para hacer del tránsito un camino suave, placentero, natural, para unas masas connaturalmente sumisas, que de ese modo aceptaron el capitalismo sin la predecible desterritorialización social. Umbau = Controlled demolition = mismos perros con distintos collares.
La URSS fue víctima de una "demolición controlada" organizada por una serie de mafias industriales que, astutamente, prepararon en paralelo una reconstrucción de überbau que les permitiese perpetuarse en el poder. De ese modo, lograron que la titularidad del poder antes de la crisis fuese la misma que después.


Muy pocos dudan ya que lo que estamos viviendo es la madre de todas las burbujas, y que un cambio drástico es inevitable. Falsos brotes verdes parecen confirmar la idea de que estamos tras el bull-trap: por ejemplo, las noticias de esa falsa recuperación de Alemania, que ocultan que hay 5 millones de alemanes cobrando 400 euros al mes, y que el recorte de sueldos ha sido brutal: también el modelo merkeliano está en decadencia, su industria se encoje, el mileurismo prolifera, la clase media se desvanece.
Lo que hacen desde el poder es organizar su propia demolición controlada con su umbau correspondiente de tal modo que en el sistema que venga, sean los mismos los que partan y repartan. El control del pathos social es fundamental en estos casos. Para ellos, el punto más bajo de la depresión es, como dicen en una de las gráficas, "point of maximum finantial opportunity": quieren tener a la sociedad quieta, para que los inevitables cambios en el poder se produzcan exclusivamente dentro del círculo endogámico de los ya poderosos. Mientras arde Roma, tener al pueblo entretenido con Messi y Belén Esteban.
Ahora habrá alguien que diga "¡Hay que hacer como en el 17, la revolución del pueblo, todos a las armas". Pero eso no fue más que otro umbau controlado: esta vez, promovido por la burguesía intelectual que apoyaba las tesis de Marx. El pueblo nunca cambia solo: todas las revueltas son siempre promovidas por, empiezan en überbau. Lo de Egipto y Túnez no hubiese sido posible sin internet, y sin una microburguesía intelectual que difundiese las ideas y esperanzas. ¡Y quién sabe además si incluso esa umbau espontánea no es sino parte de un macabro umbau de la CIA! Ay, la CIA, gran maestra conspiradora de überbaus y umbaus...
Lo bueno de internet es que en muchos casos anula el umbau que pueda ofrecer el poder. A mí me hace gracia, por ejemplo, comparar los contenidos de un telediario cualquiera, con los acontecimientos de los que me entero por internet: no pueden controlar que la información fluya, y se mezcle, y genere sus propios discursos, y cambie la mirada sobre überbau.
Ellos acusan a internet de "poco fiable, todos pueden informar e inventar", pero lo curioso es que los acontecimientos que anuncian las páginas menos controladas son siempre los más fiables, los más honestos, y los que siempre terminan por salir con jetlag (y en letra pequeña, por la puerta de atrás) en la prensa oficial. Es un umbau que no pueden controlar (aunque empiezan a intentarlo).
Atención a este anuncio de La Caixa en la época de alza burbujil: el meme, el slogan es "si tiene una casa, lo tendrá todo". Hoy en día es impensable pretender seguir difundiendo esa idea: ese viejo überbau está en innegable proceso de umbau.



Y ahora vemos este otro anuncio de la Caixa, más reciente y con la crisis ya en el pathos social, en el que se asume el estado de desconcierto que se ha apoderado de la sociedad, y cómo ellos (la banca) pretenden mantener a salvo su "aura" de la inestabilidad que lo ha invadido todo. El anuncio (escenificando, ni más ni menos, un psicoanálisis) merecería un análisis freudiano porque la lógica del inconsciente social que propone es la de un umbau controlado interiorizado por el paciente, que ve que todo lo sólido se desvanece en el aire... menos La Caixa:



Hemos visto entonces dos formas de umbau: la perestroika (umbau controlado por el poder, según un plan de gestión de las subjetividades, como mecanismo de perpetuación de los poderosos) y la revolución árabe (umbau promovido a través de internet por la microburguesía intelectual, como mecanismo de renovación de las estructuras de poder).
Y al final, todo este post tan coñazo, para llegar a la conclusión que todos sabíamos: en esta crisis, el control de nuestra subjetividad es fundamental. Es el quiz de la cuestión, la medida de la profundidad de los acontecimientos: una forma de perestroika cutre a la española sería que en las próximas elecciones ganase Rajoy, manteniendo el equilibrio metaestable de la partitocracia post-transición (PP-PSOE-PP-PSOE...). Y una forma de umbau verdaderamente liberador sería que todos los grandes partidos desapareciesen de la faz de la tierra. Está claro quién rema en la primera dirección (El Pais, La Cope, Onda Cero, los sindicatos...estructuras informativas que dependen completamente del equilibrio metaestable PP-PSOE) y quién rema en la segunda (internet).
El momento es fascinante: gracias a internet tal vez vivamos por primera vez una revolución de las subjetividades auténticamente autoproducida, impermeable a las conspiraciones del poder sobre umbau. Si no controlan la superestructura, no podrán perpetuarse. No sé si eso es positivo o negativo, si las masas están realmente preparadas para un cambio profundo en el orden social. El determinismo económico es implacable y la infrastructura es impermeable a los caprichos ideológicos: esta crisis se produce por imperativo matemático, porque dos y dos siempre son cuatro. La deuda física es la que es, y eso no hay quien lo cambie. Pero überbau es diferente, es abierto, es deseante: los poderosos tienen miedo porque saben que el umbau que tienen planificado es débil, y que gracias a internet su imperio ideológico no es inevitable. Seguiremos desinformando.

Edito:... y de todo esto, la mejor metáfora fueron en su día destruyendo edificios nuevos: Einstürzende Neubauten.

10 comentarios:

  1. la gráfica es muy gayer

    -x-

    ResponderEliminar
  2. la gráfica esmuy gayer... la gráfica es muy gayer... no te entiendo. ¿ves reminiscencias fálicas quizás? no sé si lo dices por Rajoy, o por qué... ¿?

    ResponderEliminar
  3. por el falo, ahora estmos en el momento refractario

    mira dos noticias que demuestran dónde están los intereses de la gente hoy en día (una no es noticia por mucho que salga en un periódico). Lo que de verdad preocupa. Con cosas así, que les den a todos, se (nos) lo merecen.

    http://www.lavozdegalicia.es/coruna/2011/02/11/0003_201102H11C8995.htm

    http://www.lavozdegalicia.es/genteytelevision/2011/02/09/00031297270094675545995.htm

    -x-

    ResponderEliminar
  4. se parece un poco a las gráficas del orgasmo:

    http://www.psicologosoviedo.com/fotos/grafica-respuesta-femenina.jpg

    gran aporte! quizás de ahí salga otro post de la serie umbau.
    Yo ahora mismo estoy entre la fase "desperation" y "capitulation", o sea, en el momento "panic" de la gráfica psicológica. Al menos se acerca el punto de "maximum finantial opportunity". A ver cómo sigue la película...

    ResponderEliminar
  5. qué quieres que te diga? a mi todas esas gráficas me recuerdan a Castelao y su sombrero:


    http://3.bp.blogspot.com/_mWlj5apxZgs/SYOiynjjU4I/AAAAAAAAACc/D7HaZ7Gprn0/S150/castelao.gif

    -x-

    ResponderEliminar
  6. ... o el sombrero de "EL principito", que en realidad era una serpiente que se había tragado un elefante
    http://blogs.montevideo.com.uy/imgnoticias/200708/5574.jpg

    ResponderEliminar
  7. ... o ....


    http://viipeer.files.wordpress.com/2009/12/dragon_kahn.jpg

    -x-

    ResponderEliminar
  8. Qué gran post!

    Lo de la noticia del sociólogo al que no quiere escuchar nadie demuestra que lo "viejuno" ya no funciona. Es un clavo ardiente al que se agarran los que no pueden o no saben soltarse. Pero lo primero es ser conscientes de eso. Y eso ya está pasando gracias y a pesar del internet más "viejuno".

    ResponderEliminar
  9. lo del sociólogo sí, dio una impresión muy penosa. Estamos en un período muy extraño, hasta hace nada los mass media ardían en noticias impactantes (deuda al 5,38, wikileaks, controladores, CC d ahorros, egipto...) pero ahora está todo muy calmado,cociéndose a fuego lento algo muy raro... en USA el bernake ha dicho que tienen que aumentar la deuda o se hunde la economía (básicamente, piden seguir imprimiendo dólares non-stop) y en la calle la gente parece más quemada que nunca.
    Para colmo, va y se muere un profesor que para nosotros era un icono de actitud... ¡¡¡me voy al súper a comprar palomitas!!! tiempos extraños, que merecen ser disfrutados en Cinemascope :-D

    ResponderEliminar
  10. A propósito del umbau:

    http://www.antroposmoderno.com/antro-version-imprimir.php?id_articulo=1054

    ResponderEliminar