jueves, 20 de enero de 2011

Überbau #5: Sofrología

Edad Media.
Cuando los bárbaros se adentraban en territorios cristianos en busca de botines, sabían que lo primero que tenían que atacar eran las iglesias: si se enfrentaban a los campesinos, estos defenderían con uñas y dientes hasta su última manzana, tal era su estado de hambruna y desesperación. En cambio, los sacerdotes acumulaban grandes riquezas en sus templos, y huían en cuanto se sentían amenazados por violencia.

Image Hosted by ImageShack.us


Frente a las culturas del afuera, los sacerdotes estaban indefensos, no tenían ningún arma. Sus "poderes" no eran efectivos frente a los bárbaros.
Entonces, ¿por qué no eran los propios campesinos los que asaltaban las Iglesias y se quedaban con las riquezas que por derecho les pertenecían? No podían. Frente a los sacerdotes, estaban indefensos: la Iglesia controlaba Überbau. Atacar una Iglesia era para los fieles inconcebible. Literalmente, impensable.
¿Qué poder tiene Überbau frente a las armas? ¿Por qué el hechizo funcionaba con los campesinos, pero no con los bárbaros, siendo ambos en realidad la misma cosa?

Image Hosted by ImageShack.us

Alguien dirá: la fuerza de überbau es similar a una hipnosis. Un falso poder transmitido como un mantra, construído mediante el señuelo de la trascendencia.

Überbau es la mirada de la serpiente."Mírame a los ojos, ambos ojos a la vez" decía la cobra, consciente de que su hechizo inmobilizaría a la Bestia, así domada. Las serpientes gigantes paralizan a sus presas con los ojos, frente a los cuales los músculos del Animal no pueden ofrecer resistencia.
Hay quien afirma que la capacidad hipnótica de las serpientes es un mito: no son ellas las que hechizan, sino que es la víctima la que cree estar siendo hipnotizada. Quizás ese sea el único modo de inventar una mitología. Sea como fuere, la estrategia de la serpiente funciona: a ese modo de hipnosis se le llama sofronización.
Y así, quizás, haya una lógica perversa en los dogmas de fe. Un proceso metódico y científico de dominación: sedación, hipnosis, sofrología.


Image Hosted by ImageShack.us

3 comentarios:

  1. Test de Proust versión forera

    - Pole ( )
    - No podía falta el mongo de la pole (X)
    - Vamos a morir todos ( )
    - Vamos a morir todos cienes de veces (X)
    - Son sus costumbres y hay que respetarlas ( )
    - Eso no es un problema para el 80% restante ( )
    - Guillotina, y tal ( )
    - Eso es de pobres ( )
    - Melafo ( )
    - Disfruten lo votado (X)
    - Pos yo veo las terrazas llenas (X)
    - Con el PP esto no pasaba ( )
    - Haver estudiao ( )
    - Elputodire me acosa ( )
    - ¡A las mariscadas! (X)
    - WTF??????? ( )
    - Es reptiliano, fijo (X)
    - El diccionario es tu hamijo ( )
    - ¡Militarícense! ( )

    ResponderEliminar
  2. Y esta es la "versión española" para arreglar tooodas las crisis. Quizás no seamos tan "imbéciles". Tal vez sólo sea que no estamos tan "amargados" como los anglosajones, todavía. No sé.

    http://www.youtube.com/watch?v=Wv5dh8v7mDs

    Por cierto, para mí sofrología es anestesia. Mientras que en la hipnosis "otro" te hipnotiza , con la sofrología tú mismo anulas tu percepción "consciente". Aunque "otro/s" pueden inducirte-obligarte a ello, claro, y entonces la diferencia entre hipnosis y anestesia desaparece. Ok.

    ResponderEliminar
  3. jajaja lo de la rumba lohabía visto. Por el aspecto de los dazantes, diría que alguno tiene carnet del pp.
    Respecto a la hipnos... lo cierto es que conocí hoy el término "sofrología" y me encantó. Ayer leí algo de la historia medieval y me impactó muchísimo el hecho de que los campesinos (que eran una gente muy muy primitiva, con un lenguaje tremendamente escueto, cero cultura, rayando la animalidad) se dejasen hechizar de ese modo por los curas. Para mí, tiene que haber una raíz animal, algo pulsional, biológico, que invita al animal-humano a dejarse seducir por ciertas hechicerías. Más que en términos "humanistas", lo veo como la evolución de esa misma facultad de las serpientes.
    Al final me ha quedado un post un poco sensacionalista, no pretendía simplemente caer en la tópica crítica a los curas, sino llamar la atención por esa facilidad con la que nos quedamos embobados, a un nivelmuy animal, muy del cuerpo. No sé, una signosis o algo así... En fín, seguro que tú estás más informado.
    De hecho, en realidad mi planteamiento es un poco pérfido: no me interesa tanto criticar a los curas, como apropiarme de sus armas, de su "arte". ¿Cómo ejercer a día de hoy esa sofroniación? ¿Estamos condenados a vivirla pasivamente, en calidad de "hechizados", o podemos dar la vuelta al esquema y devenir nosotros los "hechiceros"?

    ResponderEliminar