miércoles, 13 de octubre de 2010

Arte emergente #8: El crepúsculo de los dioses



Duelo en la cumbre, duelo de divas, duelo de lagartas: Le Corbusier en un lado del ring, y Rem Koolhaas en el otro, cada uno respaldado por su correspondiente y nutrida legión de fans.
Del suizo traigo un documentaca en francés del año 1983, trapicheado vía emule y que dejo en descarga directa para satisfacer curiosidades apresuradas: para los que como yo ignoren la lengua de Napoleón, el mayor gancho del video es ver imágenes del Corbu himself haciendo un poco el gipilollas frente a la cámara (encantadísimo en su papel de divo iluminado) y sobre todo por ver sus edificios en un momento en el que, antes de la fiebre restauradora de las obras maestras del Movimiento Moderno, estaban bastante cascados y hechos polvo. Es muy interesante porque las obras de Le Corbu son de las pocas de la época a las que el envejecimiento les sienta bien, se las ve "humanizadas" y mucho más domésticas que en las típicas fotonas a lo "El Croquis", en las que los edificios han de estar siempre vacíos, relucientes y como sin estrenar. ¡Incluso aparecen niños, retozando en la terraza de la Unité bajo la tierna mirada del divo!
Podéis bajarlo aquí.
Y del holandés linkeo una charla del año pasado en la que explica, a un auditorio formado en principio por estudiantes de otras disciplinas, cómo pueden colaborar los arquitectos a construir un mundo más próspero, pacífico y guay. En mi opinión, Rem está ya pasado, su discurso se ha estancado y cada vez encuentro más sencillo encontrar los parches e inconsistencuas de sus argumentos. De hecho, en esta charla se me hace demasiado cómplice con los principios neoliberales del libre mercado, lo cual, independientemente de si lo hace "con cinismo consciente", le hace parecer una vieja gloria aburguesada. Atención a los principios que según él han de regular el planeamiento de las ciudades, y a la palabrita que he subrayado:


Creo que Koolhaas al final no es tan listo ni radical como suponíamos, y de hecho sus argumentaciones sobre la morfología de sus obras son muy peregrinas, incluso un poco kitsch. Creo que se puede ser posmoderno de otras maneras, la actitud acrítica y calvinista de estos holandeses empieza a intuirse fraudulenta. De todos modos, está interesante escucharle, porque lo que dice este tío es palabra de dios para un montón de profesionales:

3 comentarios:

  1. no he leído los últimos post, así que lo siguiente no viene a cuento de ellos, supongo.

    He encontrado esto:

    http://oa.upm.es/1789/

    el título promete, y sus tres bloques (epistémico, teórico y poético) lo definen

    -x-

    ResponderEliminar
  2. Existen otros mundos en donde no se usa la perspectiva ni el metro. Ni siquiera el tiempo. El libre albedrío toma forma; y "la casa de mi hermana" se transforma en "monumento".

    http://www.casasdepaja.org/?pag=vergaleria&gal=galeria32

    ResponderEliminar
  3. qué maravilla! me encantan ese tipo de construcciones, y hasta cierto punto sueño con un retiro a las montañas a escuchar la nieve caer, como Yoko Ono

    ResponderEliminar