domingo, 18 de diciembre de 2011

Aprés le feísmo #6: Neolengua (viperina)




Dejo este par de charlas a modo de conclusiones finales sobre los asuntos debatidos en la mesa de trabajo sobre el feísmo, que creo que también sirven para el tipo de desafíos al que se enfrenta la gente de zoopolitik. Me alegra ver la cantidad de energía e ideas que fermentan en este tipo de encuentros, así que modestamente aporto un par de reflexiones sobre los temas que se han puesto sobre la mesa.






Los dos videos que he colgado en este post tratan la problemática de los discursos críticos, su pertinencia y genealogía. En su lectura, Jacques Ranciere expone de manera tan incisiva como es habitual en él un análisis muy argumentado y valiente sobre las paradojas de los discursos emancipadores como interruptores / catalizadores de los movimientos sociales: adoro el cinismo de Ranciere, cuya máscara de "poli malo de las izquierdas" es un poco teatral, quizas gratuitamente provocador, pero muy necesario para los que nos resistimos a abandonar la posición periférica y recelamos de cualquier "movimiento" unidireccional. La pregunta final de su charla quizás suene cómica, pero se trata de una cuestión que me inquieta muchísimo, y que creo que trae al centro del debate un tema fundamental: los placeres. Espero desarrollar ese tema en otros posts. En cualquier caso, es necesario que esta neolengua que se maneja en la crítica contemporánea (rizomas, discursos y prácticas, intersubjetividades, devenires, flujos...) alguien como Ranciere encarne algo así como la neolengua viperina (lo que Zizek prometía y nunca llegó a cumplir).



El speech de Sande Cohen me parece pertinente respecto al tema del feísmo pero no desde la estética sino desde la epistemología. Si algo me quedó claro en jueves fue la insuficiencia de las herramientas epistemológicas que manejamos para pensar el territorio: ¿cómo es posible que sigamos orbitando a ciegas en torno a dos términos tan improductivos como "rural" y "urbano"? Menos mal que tenemos a Xoan, siempre tan riguroso en sus palabras, que utilizó para ese asunto una expresión "suelo agrícola preindustrial", un detalle aparentemente retórico (creo que le pasó desapercibido a los allí presentes) pero ejemplar del tipo de pensamiento y discurso que nos conviene manejar: fundamentado, riguroso y eficiente. Hablé poco en el debate pero dije lo que tenía que decir: tenemos que inventar nuevas herramientas de discurso (de discurso analítico, crítico, instrumental y legal) si queremos que las cosas vayan par adelante, y ni los holandeses ni Mariano Rajoy van a ofrecernos lo que necesitamos.




Se acabó el "que inventen ellos", y la especificidad del territorio gallego bien merece que alguien promueva formas de "I+D urbanístico" para generar el cuerpo de conocimiento que necesitamos. Como digo, creo que las herramientas epistemológicas que manejamos ahora mismo son insuficientes y no nos queda más remedio que producir nuestros propios conceptos. La charla de Cohen explica con mucha sensatez lo que acabo de decir, ampliándolo al conjunto de la crítica contemporánea.







Por cierto, esta charla (sólo he colgado los dos primeros fragmentos, pero podéis ver en youtube los seis que la componen ) me recuerda uno de los puntos más flojos de la estética de Deleuze, y es la escisión radical entre concepto y obra de arte, seguramente lo más problemático de un pensamiento por lo demás incuestionable. Ya volveré sobre este asunto, porque como bloggero me siento interpelado por lo que plantea: ¿dónde quedamos los que planteamos otro tipo de formas de trabajo?

Cambio y corto felicitando de nuevo a los chicos de Universidade Invisibel, a Ergosfera (y muy significativamente a su carismático MC, Iago Carro) y a todos los organizadores y participantes en el fregado (desde Man Hauser o Rosendo a Gallego, Creus, los Habitat Social , Pescaderia 20 o Xoan) porque lo hemos pasado bomba, hemos aprendido mucho y hemos podido participar de una energía social muy necesaria. Hay hambre de que pasen cosas y el momento es fascinante, así que este tipo de iniciativas son más necesarias que nunca. Bravo, y hasta la próxima.

3 comentarios:

  1. Pues si que es cierto que no podemos seguir con terminos como urbano y rural, hay que añadir los matices necesarios para poder desarrollar un discurso más rico. A ver si me veo los videos?

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por tus palabras, por tus artículos y por haber sido parte del show!
    estoy completamente de acuerdo con la necesidad de posibilitar el "I+D urbanístico" (en eso creo que andamos much@s; para otro debate: tenemos ganas, medios y redes; la buena y la mala noticia es que sólo falta el maletín de la pasta...) y con que su labor fundamental es la invención de nuevos conceptos/herramientas para entender/hacer...
    ¡que la próxima sea pronto que ya tengo mono! (y hace mucha discutir sobre cómo superar cuestiones como la mencionada e inoperante distinción rural-urbano, que resisten porque no acabamos de representar categorías de su misma escala con las que cualquiera pueda describir, al menos, la parte más superficial de su territorio del día a día...) abrazo!

    ResponderEliminar