viernes, 17 de junio de 2011

Observer 25 #7: Discogs.com



Discogs.com es, como todo el mundo sabe, la wikipedia de la música electrónica. Al igual que cualquier otra versión anónima, colectiva y digital del enciclopedismo de Diderot, D´Alembert y Voltaire, es un inabarcable archivo de información donde se encuentran absolutamente todos los datos que el aficionado pueda necesitar. Uno de las principales potencialidades de internet: documentar sistemáticamente la información a través de los aportes de los usuarios en red. Este tipo de iniciativas deberían ser patrimonio de la humanidad y estar protegidas por ley como cualquier otro bien cultural.


El diseño de discogs es muy limpio y escueto, sin ningún tipo de guiño estético, prescindiendo de todo aparataje icónico: su aspecto es técnico e inventarial, como un template del oracle de cualquier biblioteca, pero completamente opuesto al grimoso minimalismo modernuki de los websites de pop snob a lo jenesaispop. Ruda y hasta fea, pero intuitiva y comodísima, discogs es un laberinto informativo en cuyos recodos ha emergido una suerte de red social de technoheads que comentan e intercambian las oscurísimas referencias que aparecen listadas, generalmente sin más imágenes que las que aparecen en las galletas de los vinilos. Antiestética, antidogmática e impersonal, la wiki del techno es un completísimo ejercicio documental en perpetua construcción, donde son todos los que están, y donde están todos los que son.



Hey, ho



let´s go

2 comentarios:

  1. La aparente falta de diseño de Discogs es eso, sólo aparente porque se ve que hay un minucioso y acertadísimo estudio de la usabilidad (pestañas, retículas, jerarquías...) todo perfectamente medido, muy en la línea de otros servicios parecidos como IMDB. Y ese selector de visualización lista/texto+portadas/portadas es un claro guiño a iTunes. No estoy diciendo nada nuevo cuando afirmo que diseño no es como luce sino como funciona, pero es que además la claridad de Discogs es estética en si misma, nunca ruda, cuya virtud reside en ser una interfaz que se queda en segundo plano para dar protagonismo a los datos y la manera en que el usuario se relaciona con ellos. Un bello logro que trasciende el minimalismo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comment, totalmente de acuerdo!!

    ResponderEliminar