jueves, 21 de abril de 2011

Mille Flâneurs #2


*****

Mientras te ocultas en el fluir de la ciudad,


Photobucket


*****





*****
La sobredosis de estímulos semióticos sume al paseante solitario en un extraño estado de introspección mesmerizante, una suerte de hipnosis en la que el yo se diluye entre escaparates, cuerpos, deseos, evocaciones y una infinita acumulación de arquitectura.

*****
la ciudad es una selva de signos
.....

la superposición caosmótica de diferentes duraciones resulta en la emersión
de un tempo único, omímodo y circular
una fricción estática de velocidades

*****
el flâneur es capaz de construir, de la inmanencia de ese paisaje semiótico,
un espectáculo.
Sus instrumentos son el desapego, el disimulo, la invisibilidad y el silencio.

*****
el verdadero flâneur es un cínico
inmune a la seducción estéril de las mercancías,
logrando así, en el océano de tentaciones, la supervivencia.

*****

hoy,
el mayor enemigo del flâneur es el urbanista.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario