domingo, 13 de febrero de 2011

Umbau #3: Gestión personal

1. Personar
2. Personificar
3. Personalizar






a. Prepersonal
b. Interpersonal
c. Transpersonal

3 comentarios:

  1. He encontrado algo muy "interesante" a propósito del "yo" en una revista ¡gallega! que se llama Siso Saude:

    "El lenguaje del Yo en la modernidad" de Manuel Fernández Blanco (págs 235-250)

    Aunque en las tres últimas páginas de su artículo está bastante resumido "el concepto". Bueno, más concretamente en esto:

    ... "El deseo puede
    ser un sí pero no, no pero sí, podemos hacer lo imposible,
    podemos complicarnos, pero cuando se trata de la pulsión
    no hay no, es siempre sí, para voluntad la de la pulsión.
    Pedirle al Yo voluntad es pedirle algo que no está dentro de
    sus facultades. Por eso apuntar a la omnipotencia yoica produce el mayor de los desvalimientos, es una crueldad, decirle a un sujeto «Si quieres puedes» lo aboca al mayor de los
    desvalimientos, es un artificio condenado al fracaso, no es un
    semblante porque un semblante comporta una relación a lo
    real".
    ..

    ..."Si la pulsión no acepta ya ningún tipo de contrato, ningún
    límite, si el Yo freudiano era un batallador que trataba
    infructuosamente –porque aparecían los síntomas como formación de compromiso– de mantener el goce a raya, ahora
    al Yo tomado por la pulsión sólo le queda la insatisfacción, y
    eso es lo que no sabe la modernidad ni sus comadres; no
    saben que para satisfacerse el Yo no necesita la pulsión y que
    cuando ésta se satisface es a costa del Yo, y este maridaje
    actual del Yo con la pulsión trae consigo la insatisfacción
    generalizada, porque si la fórmula es «Gozo luego soy» ser
    feliz no es una posibilidad, es un deber, ha pasado a ser una obligación, un mandato pulsional, y eso instala en la civilización la insatisfacción generalizada. Desde que ser feliz no
    es una posibilidad sino un deber la insatisfacción es inevitable".

    http://www.agsm.es/descargar/SisoSaude4849.pdf

    ResponderEliminar
  2. Ah! se me olvidaba. Tu "montaje" de Oscar Mulero fantástico! Sobre todo la superposiciones del principio, y también el final, a partir de los rusos o un poco antes. El ritmo encaja con precisión "matemática" o "sin-crónica", para mi gusto, claro.

    ResponderEliminar